Skip to content

NUTRICIÓN DE LA MAMÁ

Periodo de lactancia

El tratamiento más eficaz para la psoriasis son los inmunodepresores, los cuales están contraindicados en la lactancia. Por ello, durante la lactancia solo se pueden tomar tratamientos conservadores.

Está comprobado que el sabor de la leche puede variar en función de los alimentos que ingiera la madre. De este modo, si la madre lleva una dieta variada, el bebé se irá familiarizando con diversos sabores y cuando llegue el momento aceptará mejor la alimentación complementaria.

La fabricación de leche depende básicamente del estímulo de los pezones y eso se consigue poniendo muchas veces al bebé a succionar. Por otro lado también se aconseja estar bien hidratada y evitar la leche y los productos lácteos. Si esto no es suficiente se debe consultar con la matrona.

Durante el periodo de lactancia se pueden tomar píldoras anticonceptivas con gestágenos.

Se puede tomar té durante el periodo de lactancia sin abusar de la cantidad, ya que este contiene teína que es una sustancia excitante y puede pasar al bebé lactante.

Durante el periodo de lactancia no existe ninguna contraindicación relacionada con la ingesta de embutidos, por lo que estos pueden consumirse sin problema.

Las madres que están dando el pecho deben hacer una alimentación variada y abundante y tomar mucho líquido. Se deben evitar o limitar al máximo las bebidas estimulantes como el café o los refrescos con cafeína. Hay alimentos que siendo inocuos por su contenido en sustancias aromáticas dan sabor a la leche materna.

Es aconsejable acudir a un centro de soporte de lactancia o consultar con tu matrona o médico de familia para valorar el origen de la ansiedad y la mejor forma de afrontarla.

La cafeína es un excitante que pasa a la leche materna y puede afectar al estado del bebé. Los síntomas suelen aparecer con una ingesta superior a 300ml, unas dos tazas al día. Lo ideal es reducir la máximo su consumo.