Skip to content

Primer trimestre

Cualquier sangrado vaginal durante el embarazo es motivo de alarma y debe ser consultado con la matrona u obstetra.

Estas son algunas de las recomendaciones que se deben seguir durante el primer trimestre:
Alimentarse de manera saludable.
Hacer vida normal.
Evitar deportes extremos.
Descansar cuando te lo pida el cuerpo.

Cuando se está embarazada, son comunes las pequeñas pérdidas al principio de la gestación pero es aconsejable consultarlo con el ginecólogo si estas persisten.

El inicio de movimiento del feto varía en cada caso, pero lo normal es que se noten claramente en la semana 20 de embarazo.

Durante el embarazo solo se recomienda tomar analgésicos habituales (paracetamol).

Alrededor del 20% de las embarazadas presenta en la primera ecografía un hematoma retroplacentario. Estos hematomas se producen por acumulación de sangre entre la placenta y la superficie endometrial que es la capa del útero en la que se implanta la placenta. Aparecen al producirse pequeños lagos de sangre en el interior de la cavidad endometrial, entre la capa más superficial del útero y el tejido propio del embarazo.
Estos hematomas, no suele estar acompañado de dolor abdominal y el sangrado puede ser variable incluso puede no presentarse. En general, los hematomas intrauterinos no suelen provocar la pérdida del embarazo. En la mayoría de los casos, haciendo reposo los hematomas se reabsorben y desaparecen espontáneamente, aunque dependiendo del tamaño variará el tiempo que tardará en reabsorberse.

Ante la presencia de un hematoma, como medida preventiva el embarazo se considera de alto riesgo y se realiza un control intensivo para valorar la evolución del mismo. Debe realizarse una ecografí­a para valorar el estado del embrión y comprobar si la causa es un hematoma uterino. En el caso de no haber sangrado, el hematoma se detecta en la ecografía de control.