Skip to content

Cómo estimular el lenguaje de tu bebé

Cómo estimular el lenguaje de tu bebé

Los primeros años de vida de tu bebé son cruciales para su desarrollo, y la estimulación del lenguaje desempeña un papel fundamental en esta etapa. Como padres, tenemos un papel vital en fomentar la comunicación temprana y enriquecer el vocabulario para estimular el lenguaje de nuestros peques.

Etapas del desarrollo del lenguaje

Desde el nacimiento, el bebé comienza a desarrollar capacidades relacionadas con la compresión y expresión del lenguaje. Durante los primeros años de vida, podemos distinguir cuatro etapas de su desarrollo lingüístico.

Etapa preverbal (de 0 a 12 meses)

En esta primera etapa el bebé comienza a emitir sonidos, pero todavía no es capaz de pronunciar ninguna palabra.

A través de estos se comunica con las personas que lo rodean y muestra sus necesidades. Los ruidos que emite están vinculados a sus sensaciones y reacciona ante las interacciones verbales, manifestándose mediante risas, gorjeos, gritos, entre otros.

A partir de los seis meses ya comprende algunos monosílabos, como la palabra “no”, y empieza a balbucear. En este período, reconoce la voz de sus padres y asocia su nombre con su identidad. Además, empieza a acompañar los sonidos de pequeños gestos para comunicarse. El bebé también balbucea sus primeros sonidos vocálicos, como “mamama”.

Etapa holofrástica (1 a 2 años)

A partir del año, el/la niño/a entra en la llamada “fase holofrástica”, caracterizada por el uso de una única palabra como frase. Durante esta etapa el bebé emite sus primeras palabras con significado. Como, por ejemplo, decir “agua” para expresar que tiene sed.

La interpretación de las holofrases se basa en el lenguaje no verbal del pequeño y la comprensión del adulto, pues la pronunciación puede ser imprecisa. Aunque su vocabulario es limitado, puede imitar palabras sencillas.

Hacia los dos años, se espera que mejore la pronunciación y amplie su vocabulario, incluso haciendo referencia a sí mismo en tercera persona para expresar una necesidad. El desarrollo del vocabulario en esta etapa depende de la estimulación del lenguaje por parte de los adultos que lo rodean.

Etapa de combinación de palabras (2 a 4 años)

A partir de los dos años, comienza una nueva etapa caracterizada por la rápida evolución en el vocabulario del pequeño.

Empieza a combinar palabras simples para formar frases cortas. Aunque la gramática puede ser limitada, usa palabras clave para expresar necesidades y deseos, dando prioridad a verbos y sustantivos, lo que se conoce como habla telegráfica. Además, aprende a modular su entonación dependiendo de lo que quieran comunicar.

Las preguntas empiezan a ser comunes, fruto de la curiosidad por saber cómo y por qué suceden las cosas de su alrededor.

Qué es y como trabajar el habla telegráfica para el desarrollo del habla

El habla telegráfica, típica de los niños a partir de los 24 meses, hace referencia a las oraciones breves, de dos o tres palabras, como “juguete mío” o “mamá agua”, donde solo se utilizan palabras esenciales para expresar lo que desea.

A través del habla telegráfica, el/la niño/a está aprendiendo a comunicar sus necesidades y pensamientos. Para apoyar su desarrollo del lenguaje, debemos entablar una conversación con ellos que fomente el uso de más palabras.

Una actividad muy efectiva para estimular el vocabulario es la lectura conjunta. Con un libro apto para su edad, con muchos dibujos y pocas palabras, explicándole todo lo que hay en las hojas y narrándole lo que está sucediendo en la historia.

Etapa avanzada del lenguaje (4 a 6 años)

Es la última etapa del desarrollo del lenguaje. Entre los 4 y 6 años ya tiene una capacidad del lenguaje similar a la de un adulto, con un vocabulario muy amplio y es capaz de elaborar frases más complejas y mantener conversaciones.

A partir de aquí, irá perfeccionando su lenguaje y pronunciación, que se verá reforzado con el comienzo de la actividad escolar.

Técnicas para estimular el lenguaje de mi bebé

Es importante recordar que cada niño es único y, por tanto, experimentará un desarrollo del lenguaje único.

Aunque el lenguaje es una habilidad innata también puede ser estimulada por factores externos. Como padres, podemos ayudar a nuestro peque en su desenvolvimiento lingüístico.

Aquí os enseñamos algunos consejos prácticos para estimular el lenguaje en bebés.

Habla con el bebé

A pesar de no poder mantener una conversación, se recomienda hablarle al bebé. Cuando lo hagas, colócate a su altura para establecer contacto visual. Emplea un tono suave y realiza gestos durante la charla.

Si ya comienza a balbucear, practica el Baby Talk, repitiendo las palabras y frases frecuentemente para fomentar su aprendizaje.

Lee con tu bebé

Aunque aún no sepan hablar ni leer, crear una rutina de lectura estimulará su desarrollo lingüístico y beneficiará a su desarrollo cognitivo.

Puedes elegir libros con imágenes llamativas y texturas para involucrar sus sentidos. Comentar sobre las imágenes y hacer preguntas sencillas fortalecerá su comprensión del lenguaje.

Algunos libros para desarrollar el lenguaje que te recomendamos desde Bebé Gadis son los libros para desarrollar el lenguaje de la editorial Bruño. ¡Aquí te dejamos unos títulos!

  1. Cómo enseñar a tu cocodrilo a lavarse los dientes.
  2. El baño: ¡Choff!: Los libros de Mim.
  3. Mi primer viaje a la luna.

Disfruta de la música en familia

Las canciones y rimas infantiles son excelentes para desarrollar habilidades lingüísticas acompañadas de gestos simples. Esto no solo estimula el lenguaje, sino también la coordinación mano-ojo.

Estimular el habla con el babysign

Los bebés aprenden imitando, por lo que el lenguaje de signos es una herramienta muy efectiva para estimular el habla.

A partir de los seis meses, cuando ya comienzan a tener control de sus extremidades, podemos intentar enseñarles esta técnica, conocida como baby sign, para que exprese sus necesidades.

Si quieres saber más sobre el lenguaje de signos para bebés, puedes visitar nuestra entrada “Baby sign: lenguaje de signos para bebés”

La estimulación temprana, la interacción constante y un entorno rico en lenguaje contribuyen significativamente al desarrollo saludable del lenguaje en los niños.

Observar y celebrar cada pequeño logro en estas fases es fundamental para apoyar el crecimiento lingüístico de los pequeños exploradores del lenguaje.

Comparte esta noticia