Skip to content

Cuidados del bebé durante el verano

Los dermatólogos pediátricos recomiendan no exponer al sol a los niños menores de seis meses. Después, de los seis meses al año la exposición al sol ha de hacerse con moderación y con un uso puntual de las cremas solares, sólo en las zonas libres de ropa.

En el resto de los se debe evitar la exposición entre las 11.00 horas y las 17.00 horas y utilizar cremas de protección solar para ir a la playa. Por otro lado, la Academia Americana de Pediatría recomienda cremas solares con factor de protección físico, es decir, formuladas con óxido de zinc o dióxido de titanio, considerados menos irritantes. La aplicación debe ser puntual, en las zonas donde la ropa no protege del sol: cara y manos. La piel tiene memoria.

El protector más sencillo y eficaz es la sombra y la ropa. La sombra de un día nublado no protege ya que los rayos ultravioletas la atraviesan y un bebé puede quemarse en unos 10-15 minutos.