Pruebas médicas en el segundo trimestre del embarazo

Llegamos al segundo trimestre aún con algún recuerdo de las náuseas del primero y con ganas de ver evolucionar y crecer al bebé. Recuerda que puedes encontrar más información sobre el primer trimestre en nuestro blog.

El segundo trimestre del embarazo se desarrolla de la semana 13 a la semana 27 y, en este periodo, el bebé experimentará cambios significativos que vamos a conocer a continuación.

Evolución del bebé durante el segundo trimestre

En este nuevo trimestre ya se podrá diferenciar el sexo del bebé, aunque quizás no al inicio, y dependiendo siempre de cómo se encuentre ubicado y lo mucho o poco que se mueva durante las ecografías.

A partir de la semana 16 más o menos el bebé empezará a moverse en su pequeño hogar, y puede que ya lo empieces a notar sobre todo si no es el primer embarazo. Los movimientos más bruscos, como las famosas pataditas, suelen llegar un poco más adelante, a partir de la semana 19.

Sobre la semana 23 el bebé empezará reaccionar a los sonidos, por lo que este es un momento fabuloso para hablarle, ponerle música, etc.

Evolución de la mamá durante el segundo trimestre

Con respecto a la evolución de la mamá seguramente las náuseas se verán reducidas y la barriga empezará a crecer de una forma más notoria. Será una etapa relativamente cómoda porque el tamaño de la barriga todavía no será molesto para realizar actividades del día a día.

Sin embargo, puede que tengas dolores de cabeza o cistitis, para lo que recomendamos una buena hidratación con al menos dos litros de agua al día. También pueden aparecer dolores de espalda y cansancio, síntomas totalmente normales que se deben intentar llevar con calma y respetando lo que necesita cada cuerpo y cada mamá.

En la medida de lo posible y siempre y cuando el equipo médico no paute lo contrario, se recomienda realizar ejercicio físico leve/moderado, para favorecer el estado de salud de la mamá y del bebé. Puedes consultar alguna rutina de ejercicio en nuestro blog de 7 rutinas de ejercicio durante el embarazo.

¿Qué pruebas médicas tendrás que hacer durante el segundo trimestre del embarazo?

Una de las pruebas más señaladas durante el segundo trimestre es el Test de O‘Sullivan, también conocida como la prueba de determinación de glucosa, entre las semanas 24 y 28 de embarazo.

Esta prueba sirve para diagnosticar la diabetes gestacional y, en caso de que salga algún resultado alterado, se realizaría otra prueba de tolerancia a la glucosa para determinar exactamente el riesgo de padecer la patología. Será la matrona y ginecólogo/a quien determine las medidas a seguir para cada caso particular.

Durante este periodo también se realiza una ecografía morfológica completa y, a partir de la semana 20, se recomienda empezar con las sesiones de preparación al parto.

¿Y la amniocentesis? ¿qué es? ¿la tengo que hacer? ¿tiene riesgo?

La prueba de la amniocentesis provoca dudas y mucha confusión entre futuras mamás y papás. Empecemos por lo básico: ¿para qué sirve esa prueba? Esta prueba se utiliza para diagnosticar trastornos genéticos, defectos congénitos y otros posibles problemas. Consiste en tomar y analizar una muestra de líquido amniótico, con lo que para ello tienen que realizar un pinchazo en la barriga para tomar dicha muestra.

¿Tengo que realizarme esta prueba? En principio y en un embarazo saludable y sin complicaciones, no es una prueba que se haga por defecto. Para descartar las enfermedades y/o patologías que analiza esta prueba existen otras con un menor riesgo o de riesgo nulo para el bebé.

Entonces, ¿tiene riesgo esta prueba? Sí, es bajo, pero el riesgo de aborto espontáneo existe por lo que no se suele recomendar esta prueba como primera medida para descartar posibles enfermedades.

Existen también algunos casos en los que sí se recomienda realizar la prueba, por ejemplo, con embarazos de riesgo, si hay antecedentes de trastornos genéticos en la familia, si las pruebas genéticas muestran que alguno de los miembros de la pareja es portador de un trastorno genético.

El proceso de toma de decisión sobre si es recomendable realizarla o no lo seguirás con los especialistas, que te pautarán siempre lo mejor para ti y para tu bebé.

En cualquier caso, la prueba será recomendada y consensuada con los padres.

Para terminar, te deseamos disfrutar de cada momento de esta etapa, aunque haya momentos complicados serán semanas y meses que recordarás toda la vida.

 

Artículo escrito en colaboración con AGaEP, la Asociación Galega de Enfermaría Pediátrica.
logo_agaep