Inicio y adaptación a la escuela infantil

¡Una nueva etapa en vuestras vidas está a punto de comenzar! Emoción, nervios, preocupación, alegría, son algunos de los sentimientos que produce la llegada de este momento. El inicio a la escuela infantil es un hito tanto en la vida de tu hijo/a como en la tuya.

Pero ¿sabías que existe un proceso de adaptación? Si no lo conocías o quieres saber un poquito más sobre él, desde Bebé Gadis te vamos a contar todo lo necesario. ¡Sigue leyendo!

La importancia de la adaptación a la escuela

El inicio a la escuela infantil es un cambio muy grande en la vida de tu pequeño/a. Tras el verano, comienza un período en el que aprenderá nuevos hábitos y estará más tiempo alejado de sus familiares, fuera de la que ha sido su zona de confort hasta ahora.

Es un gran paso, que al principio puede ser un poco agobiante, pero ir poco a poco ayudará a tu hijo/a a ir adaptándose cada vez más a sus compañeros/as y educadores/as, ganando autonomía en su día a día y desarrollando su personalidad y carácter.

Debes recordar que este cambio hay que tomárselo como algo positivo ya que tu hijo/a empieza una etapa de crecimiento personal donde compartirá la experiencia con otros niños y niñas, le ayudará a seguir creciendo en aspectos como la higiene y el juego y descubrirá un nuevo mundo que le rodea.

¿Cuánto dura este período?

No existe una duración concreta ya que depende de varios factores y de que cada niño/a es diferente. Puede durar desde una semana a varias, dado que pueden adaptarse desde el principio o costarles algo más.

Entre los factores que pueden determinar la duración de la adaptación puedes encontrar, lo primero, la edad, ya que cuanto más pequeñitos/as les resultará más difícil prescindir de la atención de sus familiares. También la salud, la escuela es un lugar donde los patógenos están a la orden del día o en caso de algún problema de salud el niño/a puede acudir menos a la escuela y prolongar el periodo de adaptación. Su capacidad de socializar también es un factor importante, ya que en este ámbito intervienen tanto el/la profe como los familiares, el ambiente en el que se encuentra día a día y la personalidad del niño/a; si tu hijo/a es sociable, se adaptará más rápidamente a estar con nuevas personas. Por último, otro punto importante es el nivel de habilidades y conocimientos que tenga, cada niño/a crece y se desarrolla a un ritmo diferente y a aquellos que presenten más independencia, les resultará más sencillo este período de adaptación.

Conductas que puede tener tu hijo/a cuando empieza en la escuela infantil

Se recomienda que esté acompañado/a de una persona de confianza mientras se realiza esta adaptación, pero a veces no es posible, como ocurrió, por ejemplo, durante la pandemia. Lo más probable es que llore, y es lo más normal del mundo. Este cambio significa pasar un tiempo determinado alejado de ti y puede que al principio no lo encaje muy bien, por eso es necesario este período de adaptación.

Es cierto que, si tu hijo/a no se adapta del todo, puede desarrollar ciertos comportamientos que debes tener en cuenta, como son:

  • No participar con sus compañeros/as en las diferentes actividades
  • Quedarse al lado de la puerta durante todo el tiempo
  • Querer estar todo el rato en los brazos de los/las educadores/as
  • Salir llorando de la escuela
  • Quedarse pegado/a a ti cuando llega el momento de ir a la escuela

En estos casos es recomendable tener una tutoría con el/la educador/a para poder resolver estos comportamientos y evitar que lo pase mal.

¿Qué fases hay en el periodo de adaptación a la escuela infantil?

El período de adaptación a la escuela infantil podemos dividirlo en 3 fases.

La primera fase es el momento en el que visita por primera vez la escuela, y conoce a personas nuevas. Es una temporada en el que puede estar más estresado/a o nervioso/a ya que va a pasar más tiempo lejos de su familia y en un lugar que todavía no conoce.

En una segunda fase empieza a adaptarse un poco más a todo lo que lo/la rodea. Se comunica con el/la educador/a y aprende a jugar con sus compañeros/as. Puede incluso a seguir preguntando alguna vez por ti o a buscar tu atención, pero sin llegar al llanto o a la incomodidad de los primeros días.

Por último, en la tercera fase, ya se siente integrado/a en esta nueva etapa. Su estado de ánimo vuelve a ser tranquilo, a como estaba antes de empezar este cambio. Se acostumbra a su nueva rutina, a pasar tiempo con personas que no eran de su círculo y se finaliza así la etapa de adaptación.

Consejos para una buena adaptación de tu hijo/a a la escuela

Desde Bebé Gadis queremos darte algunos consejos para que la nueva etapa os resulte lo más fácil posible.

  • Lo más importante es que mantengas la calma y estés tranquila/o para que tu hijo/a lo perciba. Tener esa confianza hará que esté calmado/a para afrontar este cambio en su vida.
  • Debes prestar atención y seguir las instrucciones del educador/a. El tiempo que debe estar cada día, aumentándolo poco a poco, seguir alguna recomendación que te puedan dar para ayudarle a llevar mejor la situación, etc.
  • Es bueno que cuando dejes a tu hijo/a en la escuela le digas adiós, debe saber que te vas y que volverás a por él/ella más tarde.
  • Recuerda que el llanto es una reacción normal y lógica.
  • Se recomienda que las citas médicas sean antes o después de estar en la escuela para no interferir en el proceso de adaptación.

Esperamos que estas recomendaciones y esta información te ayuden a iniciar esta etapa de una forma más clara y tranquila.

 

Artículo escrito en colaboración con AGaEP, la Asociación Galega de Enfermaría Pediátrica.
logo_agaep