Último trimestre del embarazo: cuidados, crecimiento y evolución

Cuando se llega a la recta final del embarazo son habituales los nervios, las ganas, la expectación e incluso el miedo.

Esperamos que puedas disfrutar de estos últimos momentos, dado que hay algunas mamás que echan de menos tener a su bebé en la barriga tras el parto. Tómatelo con calma, evita el estrés y relájate. Tu única misión ahora mismo debe ser dar cobijo a tu bebé hasta que se sienta preparado para salir a conoceros.

Etapas del embarazo por trimestres

¿Quieres saber cómo evolucionará tu cuerpo y tu bebé durante el embarazo? ¿qué pruebas médicas tendrás que realizarte durante el embarazo? ¿tienes dudas sobre cada etapa? ¡Descúbrelo todo en nuestros blogs!

A continuación, vamos a ver qué nos debemos esperar en esta etapa, cómo se encuentra el bebé, la mamá, pruebas médicas y alguna recomendación para llevar estas semanas lo mejor posible.

Pruebas médicas en el último trimestre

En cuanto a las pruebas médicas que te tocarán en este último trimestre estará la última ecografía rutinaria, entre la semana 32 y 36.

Unas 4 semanas antes de la fecha programada para el parto se realiza una prueba para detectar bacterias en el canal del parto que pudieran ser perjudiciales para el bebé en el momento del parto. Es una prueba que no provoca ningún tipo de dolor, consiste en recoger unas muestras y analizarlas para localizar el estreptococo del grupo B.

Se realiza también una consulta con el/la anestesista, para comprobar que todo está en regla antes del parto y valorar el uso de técnicas de anestesia en el momento del parto o si hubiera alguna complicación.

Empezarás con la monitorización de las contracciones uterinas, hacia el final de la recta.

 

El bebé en esta última etapa del embarazo, ¿cómo está?

  • En estas últimas semanas el bebé ya abre los ojos y percibe la luz, ¡está listo para ver el mundo!
  • Algo de lo que ya te habrás dado cuenta es de que está muy grande. Le faltará espacio para moverse en tu barriga y, por lo tanto, sus movimientos serán más reducidos, intentará estirarse, pero no lo logrará de forma exitosa.
  • Sus órganos internos están totalmente listos para funcionar por sí mismos, lo que significa que está preparado para enfrentarse a una nueva gran etapa.

Poco a poco se irá colocando con la cabeza hacia abajo, posicionándose para el momento del parto.

Cambios en la mamá en la última fase del embarazo

El último trimestre es complicado porque aparecen molestias y malestares, pero es la última etapa del embarazo, y como todas, esperamos que puedas disfrutarla porque pronto tendrás a un bebé en tus brazos.

A nivel físico seguramente te encontrarás muy cansada, con dolor de espalda, falta de aire e incomodidad para realizar actividades cotidianas debido al cansancio y a la barriga. Con toda probabilidad irás muy regularmente al baño, por la presión que está ejerciendo el bebé en la vejiga.

El flujo vaginal se verá incrementado según se vaya acercando la fecha, esto es debido a la dilatación del cuello del útero, que se está preparando para el momento del parto.

Algunos síntomas muy frecuentes son la acidez estomacal y el estreñimiento, aunque ambos puede que los hayas tenido antes de este trimestre.

La retención de líquidos es recurrente también, para aliviar puedes lavar pies y piernas con agua tibia/fresca antes de ir a la cama, o poner los pies ligeramente en alto para mejorar la circulación y favorecer que se deshinchen. 

A nivel emocional, todo lo que te esté ocurriendo es normal. Los cambios de humor, sentir miedo, tener las emociones hechas un lío…para ello se recomienda hablar con alguien de confianza de las preocupaciones y las dudas.  

Relacionado con esto mismo, es probable que la actividad nocturna se intensifique y que puedas tener pesadillas o te cueste conciliar el sueño.

 

Recomendaciones para esta etapa

Estos son algunos trucos para ayudarte a vivir esta etapa de la mejor forma posible.

  1. No realices grandes esfuerzos. Recuerda, ¡con calma!
  2. Dedícale tiempo a tu familia, amigos/as y a ti misma. Te vendrá bien para relajarte, distraerte y te ayudará a reducir los nervios.
  3. Evita estar demasiado tiempo de pie, eso te provocará más molestias.
  4. Si tienes el síndrome del nido y tienes ganas de empezar a prepararlo todo para la llegada del bebé, puedes empezar con tareas como lavar su ropita, colocar la sillita del coche, preparar la cuna en la habitación, etc.

Habla con tu matrona para planificar el parto y resolver cualquier duda que tengas antes de que llegue el momento de nacer tu bebé.

 

Artículo escrito en colaboración con AGaEP, la Asociación Galega de Enfermaría Pediátrica.
logo_agaep